No a la LOE

23 ago. 2009
Cuando me uní a la multitud, sentí un nudo en la garganta que no pude controlar, o bueno no quise controlar. Ver a tanta gente que DE VERDAD le quiere echar bolas a este país, es una sensación que me para los pelos, yo tenía tiempo sin protestar, y eso que yo he pateado calle parejo, eso sí, a mi no me gusta ir a marchas con una sonrisota, disfrazada de ángel. Quién le dijo a la gente que cuando uno está inconforme y arrecho ahí que disfrazarse de estatua de la libertad, para que le paren bolas. En fin, me arrastré a mi mamá y le dije que llegaramos hasta la CANTV, igual eso era ahí mismo. Hasta que comenzaron a lanzarnos bombas, y mi madre es un poco novata en ese aspecto, entonces tuve que vigilar que la manada de gente no la arrollara, sobrevivimos el primer ataque y volvimos al frente, luego cayó una lata de agua y mientras llovía la gente cantaba el himno y yo volví a llorar, pero de la arrechera, porque la gente no se iba, porque la gente estaba arrecha, porque la impotencia es una vaina horrible y porque ya no tengo esperanzas de que marchar sirva para algo, pero sé que quedarme en mi casa viendo Globovisión, sirve para mucho menos. Volvieron con un segundo set de bombas, pero estas si fueron muchisimaas más y la policia tomó la avenida, así que nos quedamos un rato más en calles paralelas arrechas, mi mamá insultó a todos los policias que quiso, al principio la contenía pero luego dije que coño, que drene. Y luego el desgraciado jefe de la guardia nacional, hablando por un megafono, que nosotros somos los problemáticos, los inadaptados, los violentos... y más idioteces.

Nosotros somos los que estamos arrechos, porque a nosotros sí nos duele el país. Y mientras ustedes nos reprimen, quién vigila que no maten a 56 caraqueños al día, quién ? quién?

0 comentarios: