Confesiones de Pebbles cap. "Te extraño"

8 nov. 2008
Extraño los viernes en tu casa, porque estaba muerta de la semana que había tenido en la universidad, pero iba a tomar para allá, compartía con tus amigos, que se volvieron mi círculo "vicioso", escuchábamos música, veíamos videos por youtube, lloraba de la risa, amanecía, a veces yo dormía ahí y otras veces sólo llegaba a mi casa al amanecer. Por querer hacer algo más los viernes, nos besamos... pero eso no funcionó y eso precisamente no es lo que extraño. Extraño las interminables conversaciones telefónicas, los análisis absurdos que le dabas a mis acciones y las conclusiones telefónicas a las que llegábamos, que fueron tema para muchos post de este blog. Extraño tenerte siempre como opción para no quedarme aburrida en mi casa. Extraño pasar un sábado viendo películas seguidas todo el día, hasta que terminábamos asqueados de tantas imágenes, helado y cotufas. Extraño esperar 2 horas en Pancho Villa's , para comerme una tostada porque yo tenía antojo de ese lugar y que tu me miraras con esa mirada de "coño que bolas, mira lo que hago por ti". Extraño que no tener nada contigo y que todo el mundo pensara que sí. Extraño esas conversaciones por msn, donde las letras "j" y "a" se me desgastaron de tanto reír por gafedades. Extraño verte. Extraño los paseos en moto, me encantaba verme reflejada en los carros y pensar "que mami me veo", y que me hablaras y yo no escuchara nada pero simulaba que si. Extraño los domingos que pasamos juntos, jugando Xbox o Wii. Pero lo que más, más y más extraño es tenerte como mi amigo, porque yo realmente te sentía como tal, me dolió mucho asumir que nunca lo fuimos, que realmente siempre hubo otro interés y yo me hice siempre la de la vista gorda, para no notar que no era que estábamos siendo amigos; sino, que pasamos un año conociéndonos y compartiendo todos los fines, para al final tener algo que no duró ni un mes.

Es cierto, te superé... ya no estoy enamorada de ti, que éxito no? pero te extraño... y duele saber que tu a mi no.

3 comentarios:

Carito dijo...

Yo creo que es normal extrañar las cosas buenas de alguien, los momentos buenos compartidos... el peligro está en empezar a idealizar, porque sólo recordamos esas cosas ricas y nos olvidamos que algo hizo que nos alejaramos...

Doña Treme dijo...

Conforme mas pasa el tiempo, el el fondo la cicatriz empieza a doler menos, y es eso una marca que se ve y no duele.
Pero hace falta eso, TIEMPO!
Por lo menos te queda el blog para drenar :D

Isa dijo...

Qué chimba historia... Es como que Harry y Sally hubiesen terminado peleados... pero bueno, una experiencia bonita para la maleta de viaje, y buen material para un post... Te quedó muy lindo por lo francas que te salieron muchas de las memorias que escribiste.
Lo bueno de las amistades es que, si bien nunca una es igual a otra, en todas -y sobre todo en las nuevas- hay demasiado potencial de disfrutarlas por igual.
un beso, chica!! saludos